Dialogando conpaquetes a cuba,aduana cuba,paquetes a cuba,aduana 2012
Manuel David Orrio del Rosario
Por Orestes Martí

INTRODUCCIÓN

En algunas oportunidades, hemos sostenido animados “diálogos” con diversas personalidades de la cultura, las ciencias, las artes, la política, en fin, de diversos estamentos sociales. El lector sabe cuánto se puede disfrutar -y cuánto aprender- en ese intercambio de ideas, opiniones, “visiones”, si ese importante ejercicio humano se lleva acabo como corresponde: con respeto absoluto hacia el interlocutor.

Algunos -bastantes- lectores nos han solicitado que retomemos de alguna manera ese “estilo” o “formato” de manera que en un solo trabajo se pueda disponer de “visiones alternativas” (o coincidentes, ¿por qué no?)

Después de publicar nuestra última entrevista con el intelectual cubano Manuel David Orrio (1), economista y periodista de innegable análisis crítico y valoraciones objetivas basadas en buenas fuentes de información y fundados datos cuantitativos y cualitativos, aparecieron tales solicitudes; y como que de tratar de dar respuesta a quienes tienen inquietudes y deseos de estar bien informados se trata, pues hemos decidido retomar el tema.

Dialogamos pues con Manuel David.

Orestes Martí: Hay un primer problema que me gustaría abordar. Recientemente muchas personas que acostumbran a enviar paquetes con ayuda a sus familiares en Cuba, recibieron de sus empresas una notificación que en lo fundamental decía lo siguiente:

De Impuestos Para Paquetería MUY IMPORTANTE. Recomendaciones Para Hacer los Envíos

Estimado Cliente

Reciba un cordial y atento saludo de la Empresa X. Nos Acercamos a usted, para comentarle que hay cambios MUY RELEVANTES en las normas que regulan la importación de los paquetes en CUBA y es muy importante que usted esté enterado con antelación y pueda tomar

medidas para que reduzca costos o evite sorpresas en el envío de su próximos paquetes con destino a CUBA

Con la regulación actual con la cual ha realizado envíos, usted ha tenido que pagar AFORO en destino y el costo que tuvo que pagar está entre los 100 – 250 pesos Cubanos (5 a 10 USD aproximadamente) según el peso de los artículos.  A partir del 3 de septiembre comenzará a regir la Resolución 122/12 referida al nuevo sistema de valoración y pago del envió de artículos que se importen sin carácter comercial, (a través de las paqueterías) por vía aérea, marítima o postal (el correo) y de mensajería y han incluido una tabla de valoración en la cual solo quedan exentos de pagos 3kg por envío; a partir de esa cantidad se pagaran los impuestos en Cuba y la moneda para el pago será en CUC y NO en Pesos Cubanos (CUP) y quien deberá Pagar es el Destinatario en CUBA. En el caso de los artículos que no sean misceláneas, serán valorados independientemente según la factura o la declaración de valor o por su valor en el listado interno de valoración de la Aduana de Cuba y el pago del impuesto será cobrado en CUC en Cuba y por parte de quien recibe el paquete (Destinatario), quien recibe los paquetes en CUBA.

Ejemplos concretos del efecto de las nuevas regulaciones

Equipos

Con las regulaciones vigentes hasta el 3 de septiembre
Actualmente paga (CUP)

Con la nueva regulación que fue publicada el 2 de Julio de 2012 y que empieza a regir a partir del 3 Septiembre (CUC)

Portátil o computador

200

170

TV Plasma

200

170

Equipo de Sonido

150

40

Miscelánea (10 Kilos)

100

80

De acuerdo a lo que ya hemos intercambiado sobre la doble moneda y sus efectos sobre la economía cubana ¿Qué valoración haces al respecto? ¿Tienes algunas impresiones de cómo ha sido recibida esta medida por la ciudadanía? ¿Que relación pudiera existir con el criminal bloqueo que mantiene los EE.UU. contra Cuba? ¿Qué efectos puede tener sobre el tráfico de paquetes hacia Cuba y sobre la empresas que tanto dentro como fuera del país se dedican a esta actividad?

Manuel David Orrio: Respecto a nuestros intercambios sobre los perjuicios que a Cuba y a los cubanos ocasionan la permanencia de la doble moneda y en particular la doble tasa de cambio, resumo: insanas para la población y la economía, en general, y acerca de la segunda algo más peligroso: distorsiones en la medición del valor productivo-mercantil, la eficiencia empresarial y la asignación de recursos. En pocas palabras, puede pasar que con tales “permanencias”, cuestionadas abiertamente por varios de los mejores economistas revolucionarios de Cuba, ocurra que quien aparece como “eficiente” sea en verdad “bancarrota”…  y viceversa. Por otro lado, ni hablar de las fuentes de corrupción posibles en ambas, repito, “permanencias”.

Señalé en la entrevista que Don Orestes menciona: “Afirma el economista Pável Vidal que ‘Si bien el salario real ha venido recuperándose lentamente desde la segunda mitad de los noventas, el valor actual está muy por debajo del nivel del año 1989. Algunas estimaciones arrojan que el poder adquisitivo del salario promedio de hoy representa el 24 por ciento del nivel previo a la crisis'”(2).

Pues bien, colegas y amigos consultados opinan que la caída del salario real es incluso mayor a la citada por Vidal.

Por tanto, la pregunta se responde por sí misma: el incremento de los aranceles por importaciones no comerciales va contra los intereses generales del pueblo cubano, residente y emigrante, éste último no sólo en general NO HOSTIL hacia la Revolución, sino incluso partidario. Para colmo, los aranceles han de ser pagados por los DESTINATARIOS, lo cual significa incapacidad de acceso, dado el salario real, o envío de remesas para abonarlos, último de lo cual es “forzar” el decurso natural del remesamiento a Cuba, que obedece a leyes económicas y no a voluntarismos, improvisaciones o hasta coerciones extraeconómicas.

Ejemplo a la mano, de los mismos mencionados por el entrevistador: importar no comercialmente 10 kilos de “misceláneas” se incrementará en valor absoluto de 100 pesos no convertibles a 2000, hechas las conversiones entre monedas, para así aumentar en lo relativo en 2000 %. Importar un portátil o computador pasa como arancel de 200 pesos a 4250, conversiones de por medio, para un ascenso relativo de 2125 %. Si no es una injusticia, que Raúl Castro rompa su moratoria sobre la pena de muerte y me coloque frente al paredón de fusilamiento. Exigiré dirigirlo.

El incremento de los aranceles sobre las importaciones no comerciales, por demás, aparece como sumamente contradictorio respecto a los últimos sucesos en las conflictivas relaciones de los Estados Unidos de América (EE.UU.) con Cuba. La Administración Obama, de buena o mala fe, tiende a la DISTENSIÓN. Las últimas declaraciones del mandatario del Potomac, en plena campaña por la reelección y en medio de críticas de sus oponentes por apoyar a ese relajamiento, refuerzan dicha tendencia  (3). No sólo acerca de Cuba, sino de Venezuela, que sí es un serio asunto de geopolítica para esa nación. La ultimilla es que por primera vez en 50 años se abrió un servicio de carga naval Florida-La Habana, lo cual abarata costos de manera innegable, habida cuenta de que el mayor volumen de envíos no comerciales procede de los EE.UU. Desde luego, la “distensión obamesca” obedece a un cambio de estrategia y táctica respecto a Cuba. Mayor apertura, mayores contactos, más oportunidades para la labor de los servicios especiales norteamericanos, en todas sus formas. Pero “cerrar puertas”, en este caso, equivale a “botar al niño junto con el agua sucia de la bañera”. Que se pongan bien puestos los pantalones mis ex-camaradas de la Seguridad del Estado criollo, y procedan más

PROFESIONALMENTE.

Punto de ética martiana y marxista es que la Ley Primera del Socialismo es la de la satisfacción de las necesidades humanas materiales y espirituales, lo cual va de la mano con los objetivos de Desarrollo Humano y del Milenio. Si Cuba es país obstaculizado en la materialización de tales objetivos por la política estadounidense hacia este Archipiélago, ¿cómo se fundamenta que por medio de aranceles CUBANOS se contribuya indirectamente al desestímulo en el logro de esos propósitos? Explicación posible es que determinados grupos internos vean amenazados sus intereses sectoriales, y que hayan logrado por váyase a saber cuáles vías imponer los mismos por encima de los NACIONALES, que son los del DESARROLLO HUMANO, no los de las llamadas Tiendas de Recaudación de Divisas, para citar un ejemplo. Por muchas cuentas que se hagan, las importaciones no comerciales han sido más baratas que los precios en esos establecimientos. Otra posibilidad puede estar en el desestímulo a importaciones comerciales ENMASCARADAS como no comerciales, lo cual es un hecho real en ascenso. En este caso, una vez más, “castigar a justos por pecadores” equivale a, como expresé antes, “botar al niño con el agua sucia de la bañera”.

Medidas económicas racionales como la unificación de monedas y tasas de cambio, así como la igualdad de derechos de gestión entre las diversas formas de propiedad que ya florecen en Cuba, sí son el camino adecuado para evitar deformaciones como la que señalo. Prueba al canto: por mediados de 1995 escuché a un entonces ministro de Turismo emprenderla contra los arrendadores de viviendas a extranjeros, so pena de evitar la supuesta “competencia desleal” de los mismos frente a la hotelería estatal. Por supuesto, no aportó pruebas respecto a temas como la relación calidad-precio entre unos y otros, y mucho menos cuánto de inversión se ahorra el Estado si apoya a los microempresarios privados o cooperativos, en ese ramo. Hoy, el hecho terco: los microempresarios turísticos ofrecen una relación calidad-precio superior a la de la hotelería estatal, salvo honrosas excepciones ¿Implica eso una “desviación ideológica”? En lo absoluto: sólo una referencia entre desarrollo específico de fuerzas productivas y relaciones de producción correspondientes, fundamentable desde el marxismo ya no clásico, sino incluso “de manual soviético”.
Respecto al efecto que los nuevos aranceles tendrán sobre el “negocio de paquetería”, sin dudas será negativo, aunque dudo lo elimine. No obstante, aquí se entra en el reino de la especulación. Al mismo tiempo, la duda me asalta: ¿no será a fin de cuentas una “prohibición excesiva” que, como siempre ocurre en Cuba, estimulará informalidades y corrupciones?

Dejo para el final pregunta en pie: ¿se corresponden los nuevos aranceles con lo acordado por el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, acerca de la política arancelaria? En el Lineamiento 62 de la “Política Económica y Social del Partido y la Revolución” se apunta la tarea de “Actualizar el papel del Sistema Arancelario dentro del modelo económico, priorizando los regímenes arancelarios preferenciales y las bonificaciones que se consideren convenientes otorgar, bajo el principio de que los fondos exportables y las producciones que sustituyan importaciones deben ser rentables.”

Guste a quien guste, pese a quien pese, el estímulo a las importaciones no comerciales en beneficio directo de tales o cuales sectores de la población es SUSTITUIR IMPORTACIONES ¿Lo estimulan los nuevos aranceles?

Fuente: www.cubano1erplano.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *