Internet Explorer: 15 años de navegación web

Una día como hoy, pero del año 1995, algunos usuarios con la última versión del sistema operativo Windows encontraWorldWideWeb fue el primero, Mosaic popularizó el término ron en sus instalaciones una aplicación con un nombre algo enigmático: «Internet Explorer«. Con este humilde comienzo comenzó la carrera de lo que unos pocos años después sería el navegador web más utilizado en la Red. Con múltiples versiones, algunas excelentes y otras para el olvido, Internet Explorer cumple quince años de edad. Un pasado dorado, un presente tormentoso, y un futuro interesante, definen su historia.

Era el 16 de agosto de 1995. Windows 95 ni siquiera había salido al mercado de forma oficial, algo que sucedió exactamente ocho días después. Internet era, para la mayoría de nosotros, una especie de cuento para niños mientras hacíamos sufrir a nuestros módems de 14.400 baudios tratando de conectarnos a sistemas BBS que, si bien estaban en el mismo estado o en la misma provincia, causaban estragos en nuestras boletas telefónicas. Eran épocas en verdad gloriosas para aquellos jinetes que recorrían sitios repletos de puro texto e intercambiaban archivos, lo cual demandaba una paciencia sobrehumana. Pero Internet lentamente dejó de ser un cuento, para convertirse en algo mucho más tangible. Algunos intrépidos ya habían dado los primeros pasos bajo Windows 3.11, pero fue con Windows 95 que la navegación de la red de redes ganó tracción.

Claro que Microsoft no fue el primero en ingresar a este mercado. El desarrollo del concepto de «navegador web» ya había comenzado algunos años atrás, y el primero de ellos fue nada menos que «WorldWideWeb», creado por Tim Berners-Lee, un nombre que a esta altura no necesita presentación. Sin embargo, la frase «navegador web» rápidamente fue asociada a una aplicación conocida como Mosaic, desarrollada por la Universidad de Illinois, y luego comercializada por Spyglass Inc.. A partir del navegador Mosaic, surgieron dos verdaderos titanes que intercambiaron puñetazos durante varios años, y que a pesar de tratarse de eventos ubicados en el siglo pasado, siguen muy frescos en nuestras mentes. Uno fue nada menos que Netscape. El otro, se convirtió en Internet Explorer.

Internet Explorer 1.0

La primera versión de Internet Explorer tuvo como fecha debut el 16 de agosto de 1995, aunque en realidad llegó a los usuarios un poco después, a través del paquete «Microsoft Plus! para Windows 95» y algunas licencias OEM de dicho sistema operativo. Comprendiendo el enorme potencial que representaba la Web, Microsoft ingresó al mercado de los navegadores, aunque en completa desventaja frente a Netscape. Microsoft debió tomar el mismo camino que su nuevo rival, licenciando a Mosaic para utilizarlo en su propio navegador. Era el comienzo de la primera «Guerra de Navegadores». Hasta ese momento, Netscape ofrecía un producto más pulido y dominaba el mercado de forma significativa, pero uno de los engranajes principales que mantuvo en movimiento a la guerra de navegadores fue el cambio en su modelo de negocios. Inicialmente una aplicación gratuita, Netscape rápidamente se inclinó hacia el entorno comercial. Los usuarios comerciales debían pagar para obtener un navegador, algo que Microsoft rápidamente hizo correr a su favor.

El aspecto técnico de Internet Explorer 1.0 era bastante limitado. Sólo contó con una revisión adicional para Windows NT, la versión 1.5, que agregó renderizado básico de tablas.

Internet Explorer 2.0

Tras un período beta durante el mes de octubre, Internet Explorer 2.0 fue lanzado el 22 de noviembre de 1995. Esta versión contaba con varias mejoras tecnológicas, pero todavía se mantenía lejos de la funcionalidad que ofrecía Netscape a los usuarios. La novedad en Internet Explorer 2.0 estuvo en su forma de distribución. Fue la primera versión en estar integrada a Windows 95 en su primera edición OSR. También estaba disponible a través del llamado «Internet Starter Pack», aplicable a versiones anteriores de Windows 95. Otro avance importante se encontraba en su soporte internacional. Internet Explorer 2.0 amplió de forma significativa la cantidad de idiomas disponibles (24 bajo Windows 95), e incluso contó con una edición compatible con Mac.

Prácticamente no hay diferencias estéticas

Entre las mejoras incorporadas a Internet Explorer 2.0 se encontraban el soporte SSL, compatibilidad con «frames», soporte para «cookies», JavaScript, protocolo NNTP (Newsgroups) y VRML. Además, también era capaz de importar favoritos desde Netscape. Internet Explorer 2.0 hizo poco para posicionar más alto a Microsoft en el mercado de los navegadores, pero abrió el camino a la versión que comenzaría a cambiar el panorama.

Internet Explorer 3.0

La tercera versión de Internet Explorer llegó a los usuarios menos de nueve meses después de su versión anterior, el 13 de agosto de 1996. Al igual que sucedió anteriormente, esta tercera entrega estaba integrada al OSR2 de Windows 95. Dicho «acople» del navegador al sistema operativo causó un conflicto entre Microsoft y Spyglass, distribuidora comercial de Mosaic. Microsoft había licenciado a Mosaic a través de una cuota cuatrimestral, y regalías calculadas a partir de la ganancia que Microsoft obtuviera de su navegador. Al estar integrado al sistema operativo, la ganancia de Internet Explorer se convirtió en cero, por lo tanto, Microsoft podía limitarse a pagar la cuota cuatrimestral a Mosaic sin adiciones de por medio. Spyglass amenazó con realizar una auditoría, pero el roce fue «rápidamente» resuelto con un pago de ocho millones de dólares por parte de Microsoft. Internet Explorer 3.0 ya no tenía código bajo licencia de Spyglass, pero aún utilizaba algunas de sus tecnologías.

Los cambios visuales son más notables

La prensa especializada no dudó en declarar a Internet Explorer 3.0 a la par de la mejor oferta que tenía Netscape en el mercado. Gracias a Internet Explorer 3.0, la posición de Microsoft en el mercado de los navegadores web saltó del nueve al treinta por ciento en poco más de un año, aunque no todas eran rosas. Debido al incremento en su utilización, comenzaron a surgir los primeros agujeros de seguridad en el navegador. Las incorporaciones fueron varias: NetMeeting, «Noticias y Correo de Internet», la famosa «libreta de direcciones», Microsoft Comic Chat, Real Player y Windows Media Player en versiones posteriores.

Internet Explorer 4.0

Internet Explorer 4.0 fue lanzado en septiembre de 1997. Observando de cerca la evolución de las diferentes versiones es posible llegar a la conclusión de que esta ha sido la edición más controvertida de toda la familia Internet Explorer, debido a que fue la disparadora de la famosa demanda legal que Microsoft debió enfrentar en mayo de 1998, cuyas consecuencias aún perduran en estos días. La razón principal era la integración con los sistemas operativos. Internet Explorer 4.0 estaba disponible en forma gratuita a través del OSR2.5 de Windows 95, mientras que la versión 4.01 ya era parte de Windows 98. Al estar allí, al alcance de los usuarios, no había posibilidad para la competencia de presentarse como alternativa, lo que llevó directamente a la conocida acusación de monopolio.

La cuarta versión «sacudió el avispero» en lo legal

Los cambios en Internet Explorer 4.0 fueron radicales. En primer lugar, fue el debut de Trident como motor interno, pero también se observaron versiones mejoradas de Microsoft Chat y NetMeeting. También estaba

n Active Desktop, Active Channel, Windows Desktop Update, «Browser Helper Object», la versión 2.0 de FrontPage Express, y Outlook Express en reemplazo de Microsoft Mail. Una actualización adicional llevó a Internet Explorer a la versión 4.5, habilitando el cifrado de 128 bits. En poco menos de dos años tras el lanzamiento de Internet Explorer 4.0, el navegador de Microsoft pasaba a dominar el mercado. Era el principio del fin para Netscape.

Internet Explorer 5.0

Esta versión marcó el cierre de un ciclo, ya que fue la última compatible con Windows 3.11, Windows NT 3.51 y Windows 95. Desde entonces, si un usuario deseaba una versión más moderna del navegador, debería actualizar el sistema operativo. Internet Explorer 5.0 estaba disponible de forma integrada junto a Windows 98 Segunda Edición, aunque también podía ser instalado junto con Office 2000. Lanzado el 13 de marzo de 1999, Internet Explorer 5.0 rápidamente absorbió el porcentaje de mercado que había logrado la versión anterior. Todos los detalles que habían quedado por resolver en IE4 encontraron una solución definitiva en esta quinta versión. Sin embargo, IE5 contaba con un margen mayor, ya que la guerra de los navegadores terminó el 24 de noviembre de 1998. Netscape, incapaz de mantener el ritmo de inversiones de Microsoft (cien millones de dólares anuales), y encontrándose en desventaja con lo que ahora era un producto inferior, fue comprada por America Online en la impresionante suma de 4.200 millones de dólares. A comienzos del año 2000, todas las versiones bajo la familia 5.x de Internet Explorer controlaban más del ochenta por ciento del mercado.

Netscape no pudo resistir. La victoria era de Internet Explorer, solidificada por la versión 5.0.

Internet Explorer 5.0 traía como mejoras el guardado de páginas web completas, soporte para MHTML, codificación de lenguaje, barra del explorador, barra de búsqueda, favoritos offline, integración con Hotmail, Windows Radio, y la función de Autocompletar, entre otras. Windows Media Player estaba disponible en su versión 6.0, al igual que NetMeeting 2.11 y FrontPage Express. Internet Explorer 5.0 contó con dos revisiones adicionales, 5.01 y 5.5, esta última especialmente popular entre los usuarios de Windows 98 SE, y aquellos que debieron luchar con Windows Millenium.

Internet Explorer 6.0

Faltando unos pocos meses para el lanzamiento oficial de Windows XP, Microsoft presentó la versión 6.0 de Internet Explorer. Con un dominio casi total del mercado, Microsoft fácilmente pudo controlar los tiempos evolutivos de su navegador sin presión externa. Combinadas entre sí, todas las versiones vigentes de Internet Explorer en ese entonces superaban el 95 por ciento del mercado. En sus primeros meses, Internet Explorer 6.0 obtuvo una rápida popularidad, pero fue con el paso del tiempo que comenzaron a aparecer sus múltiples fisuras en materia de seguridad. Internet Explorer 6.0 es el último navegador web actualizado para Windows 98, Windows ME, Windows NT 4.0 y Windows 2000. Actualmente puede encontrarse en instalaciones «limpias» de Windows XP, aunque los sistemas de actualización automática rápidamente recomiendan al usuario dar el salto a una versión superior. De todas formas, esta sexta versión todavía tiene una fuerte presencia en el entorno empresarial, algo que se debe principalmente a estrictas políticas de compatibilidad y/o actualizaciones, aún ignorando los potenciales riesgos de seguridad.

Comenzó bien, pero hoy es considerado obsoleto e inseguro

Sus actualizaciones principales estuvieron asociadas directamente con los Service Packs disponibles para Windows XP, y sus mejoras estuvieron ubicadas sobre lo técnico: Un soporte más amplio para CSS y DHTML, DOM de nivel 1 y SMIL 2.0. También estaba disponible una barra de medios, y la integración con el Windows Messenger, ahora reemplazado por las ediciones Windows Live. Entre el lanzamiento de Windows XP y octubre de 2006, Microsoft vivió una era dorada de dominio indiscutible sobre los navegadores web. Sin embargo, un nuevo rival estaba surgiendo en el horizonte.

Internet Explorer 7.0

Debieron pasar más de cinco años para que Microsoft lanzara una actualización mayor de su navegador web. Para muchos usuarios, Microsoft se había «dormido en los laureles» después de obtener una cómoda posición en el mercado de los navegadores. Sin embargo, el «efecto Firefox» comenzó a ganar fuerza. De acuerdo a la gente de Microsoft, una actualización mayor del navegador requeriría de cambios profundos y específicos en el sistema operativo. Aún así, Internet Explorer 7.0 estuvo disponible para Windows XP en octubre de 2006, y luego fue integrado a Windows Vista un mes después. Uno de los agregados más importantes en la séptima versión fue la navegación por pestañas, imitando el sistema que utilizaba Firefox. Aunque fue visto con buenos ojos por los seguidores del navegador, ese tipo de respuesta directa fue interpretado como un trabajo «a las apuradas» por parte de Microsoft. Al mismo tiempo, Internet Explorer 7.0 requirió al principio la validación del sistema operativo para permitir su instalación, algo que fue quitado casi un año después.

Internet Explorer 7.0 concentró sus mejoras principalmente en la seguridad, verdadero talón de Aquiles en la versión anterior. Se aplicaron protecciones contra phishing, mientras que bajo Windows Vista podía ejecutarse en «modo protegido», negando acceso de escritura al navegador sobre el resto del sistema operativo. Esto resultó especialmente útil contra determinados tipos de spyware que requieren modificar el Registro de Windows para perpetuarse en el ordenador, aunque los resultados finales de su seguridad han quedado muy lejos de ser perfectos. Actualmente, Internet Explorer 7.0 aporta poco más del 11 por ciento del total de versiones en el mercado, que se alza al 54 por ciento.

Internet Explorer 8.0

Finalmente, llegamos a la última edición estable de Internet Explorer, la versión 8.0. Una vez más, pasaron casi tres años entre esta versión mayor y la anterior. Se corrigieron varios de los problemas presentes en Internet Explorer 7.o (con especial énfasis sobre el rendimiento), mientras que se ajustaron aún más los parámetros de seguridad. Internet Explorer 8.0 fue lanzado específicamente el 19 de marzo de 2009, pero también forma parte de Windows 7 como navegador por defecto (aunque puede ser desactivado por el usuario si así lo desea). Entre las mejoras directas se encuentran el modo InPrivate, los denominados aceleradores, cambios en la barra de Favoritos, el filtro SmartScreen, sitios sugeridos, recuperación automática de pestañas (en caso de cuelgues), y ajustes en la herramienta de zoom.

Actualmente, Internet Explorer 8.0 cubre casi el 27 por ciento del total de la presencia que tiene Microsoft en el mercado de navegadores. Sin embargo, todos los indicadores revelan que dicho número se encuentra en descenso, algo provocado por las excelentes alternativas que está ofreciendo la competencia. Un mayor rendimiento, soporte de extensiones y un respeto más amplio por los estándares web son lo que actualmente colocan a navegadores como Firefox y Chrome por encima del último ejemplar de Redmond.

La situación de Internet Explorer puede parecer complicada, pero en Redmond tienen razones suficientes como para confiar en el futuro. Lo que se ha visto hasta ahora sobre Internet Explorer 9 es muy interesante, y honestamente no podemos esperar a tener entre nuestras garras una copia de la beta 1 que será presentada el 15 de septiembre. Ya son quince años de este navegador web, y ha tenido momentos difíciles antes. El rechazo de los usuarios a Internet Explorer ha ido creciendo con el paso del tiempo. Sólo una versión sólida, eficiente, y con un rendimiento implacable, hará regresar a esos millones de usuarios perdidos. Hasta entonces, feliz cumpleaños, Internet Explorer.

zp8497586rq