China, blanco de uno de los ataques DDoS más grandes

En lo que probablemente sea la prueba más contundente de que hay una ciberguerra en curso, el gobierno de China reportó el ataque DDoS (Distributed Denial of Service) más grande del que jamás haya tenido registro, afectando e incluso interrumpiendo (en ciertos casos) el acceso a portales bajo el dominio .cn. El ataque comenzó a la medianoche del pasado domingo (hora local), seguido por otro ataque aún más intenso cuatro horas después.

Cuando se lleva a cabo un ciberataque, la gran mayoría de los dedos queda apuntando hacia China. No es ninguna novedad que el gobierno de ese país ha “patrocinado” (por así decirlo) a ciertas actividades en la Web (algo que han negado hasta el hartazgo y más allá), pero en esta oportunidad, la tortilla se dio vuelta. Alguien le pisó la cola al dragón rojo de oriente, y lo hizo durante un buen rato. De acuerdo a un reporte oficial proveniente del Centro de Información de Red chino, el acceso a portales bajo el dominio .cn se vio comprometido por lo que ha sido el ataque DDoS más grande que China haya recibido en su historia. La información disponible indica que los primeros síntomas del ataque se manifestaron a la hora cero (Beijing) del pasado domingo 25, evolucionando en un ataque completo a las 02:00, y extendiéndose hasta las cuatro de la mañana, cuando fue seguido por otro ataque de mayor intensidad.

Un reporte de la firma de seguridad CloudFlare indica que el ataque provocó una caída en el tráfico del 32 por ciento entre sus dominios chinos registrados, sin embargo, sólo en algunos pocos casos un usuario se habría encontrado con una interrupción total del servicio, cuando la norma aparentemente fue una pérdida en la velocidad de acceso. En total, el ataque derribó al registro .cn entre dos y cuatro horas, y para las diez de la mañana del domingo, el acceso ya estaba siendo restaurado. Otro detalle interesante es el momento escogido. En las últimas horas, China ha estado pendiente del juicio a Bo Xilai, un ex-político local de muy alto perfil, acusado de corrupción, abuso de poder y aceptar sobornos. Si bien no ha faltado la clásica sospecha que relaciona al ataque con el juicio a Xilai (la información que circula sobre el juicio está siendo celosamente monitoreada), lo cierto es que al tratarse de un DDoS, podría haber sido llevado a cabo incluso por una sola persona con los recursos suficientes (léase “control directo de una botnet”). Pedir más datos a los canales oficiales probablemente sea como hablarle a una pared, por lo tanto, estamos esperando por cualquier detalle que pueda surgir. Ahora, alguien debe preguntarlo: ¿Tendrá relación con la caída de Google y los problemas que tuvo NASDAQ recientemente…?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *