Deepfake y Cheapfake

Imágenes que te engañan

Estos términos son usados cada vez más y ya son temidos por los medios de comunicación.

¿Qué es un Deepfake?

El término deepfake nació de la unión de los conceptos Deep learning, y fake (aprendizaje profundo de sistemas de inteligencia artificial y falso).

La palabra fue creada en el foro Reddit, cuando se hicieron virales videos manipulados de celebridades manteniendo relaciones sexuales. Estes videos se crearon usando un software para poner el rostro de las actrices de Hollywood en videos porno. Desde entonces se han ido perfeccionando herramientas para que identidad suplantada parezca más real.

Una vez teniendo el software se recopilan videos de las personas que serán victimas del intercambio de identidad, los cargas al programa y la inteligencia artificial hace el resto.

¿Qué son los cheapfake?

Como su nombre en si dice, son falsificaciones baratas, no requieren necesariamente tecnologías de procesamiento muy avanzadas. Son manipulaciones AV renderizadas a través de Photoshop, montajes recontextualizados, acelerados o ralentizados.

¿Deberíamos preocuparnos?

Más allá del agravio personal que supone una pornovenganza usando la metodología de un deepfake, es es su uso para manipular la información, una imagen vale más que mil palabras, es más real, y un vídeo se puede viralizar por todo el mundo en cuestión de minutos.  

En 2018 se difundió un video de Obama insultando a Trump, dicho video  dio la vuelta al mundo, se trataba de una grabación falsa en la que el actor Jordan Peele y el CEO Johan Peretti intentaban concienciar del peligro de los bulos e información no verificada.

También padeció esta técnica el fundador de Facebook, que en un vídeo parecía decir que tenía el «control total de los datos de billones de personas». La grabación era en realidad una versión manipulada de otra que de verdad grabó Zuckerberg para explicar qué iban a hacer para evitar la interferencia de terceros países en procesos electorales.

 

Los deepfakes y cheapfakes ya están desestabilizando procesos políticos, poniendo en riesgo la integridad de las democracias mundiales.

Por ejemplo, durante las elecciones de Estados Unidos fueron varios los bulos que “denunciaban el fraude electoral”. En Maldita.es desmintieron 42 bulos y desinformaciones sobre el recuento y las elecciones de Estados Unidos.

Los cheapfakes son más abundantes y están más enfocados al escenario político, ayudando a fomentar la polarización. Suelen ser videos reales que se descontextualizan.

Debido al crecimiento de todo este tipo de fakes (fakenews, cheapfake,deepfake) la tarea periodística de la verificación de los datos y las fuentes es más necesaria que nunca (factchek).

En todo caso, tú mismo puedes de alguna forma desconfiar de la información que te llega por las redes sociales y comprobar si estás siendo victima de un fake:

  • Verificar la fuente, si es fiable o no.
  • Rastrear el camino, comprobar donde se compartió y quien lo publicó.

El gran problema es que las noticias falsas se extienden mucho más rápido que las verdaderas, ya que son proclives a causar cambios emocionales, como el rechazo, la lástima, el enojo, y aunque luego se desmientan muchas veces el daño ya está hecho.

Así desde este blog queremos alentar a que antes de compartir cualquier información que recibas, comprueba, verifica y no te dejes manipular, podrías estar contribuyendo a viralizar fakes.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *